Crear una historia requiere paciencia e imaginación

Debemos de pensar en que queremos transmitir y sabiendo esto como lo vamos a hacer.

Para empezar imaginemos un mundo en el que soltaremos nuestros personajes y en el cual éstos crearan su propia historia siendo guiados por nosotros, cabe destacar que debemos ir a la par con ellos, no es recomendable que un personaje guie al escritor, pero esto ya lo explicaré en otra ocasión.

Hay varios caminos a seguir para que nuestros personajes avancen en la trama, no es lo mismo ir por el camino A que por el B, o dicho de otra manera, no es lo mismo que nuestros personajes se adentren en un bosque o en una cueva.

El ambiente, sentimientos y acciones de éstos cambiaran, así como los diálogos y reacciones que tendrán entre varios personajes si los hubiera, si únicamente guiamos a un protagonista es recomendable recapacitar y zambullirse en sus pensamientos en cuanto al entorno y acontecimientos que le rodean.

Aprende de que pasta esta echo tu protagonista o protagonistas e intenta situarlos en un lugar que se amolde a sus habilidades.

Ahora he de decir, si tienes una idea que pretendes transmitir en un lugar con unas acciones concretas, pero te resulta mas apropiado otra que has pensado, no la descartes, siempre la podrás incluir en la trama de algún modo, es cierto que cambiará, pero si lo realizas bien y ambas se hacen una sola quedará satisfactorio.

Viaja por tu mundo con un mapa menta, de esto también hablaré en otra ocasión, crea caminos, para esto ayuda mucho los esquemas y al igual que para crear una película o serie hazte pequeñas viñetas de situaciones culminantes y que te proporcionen satisfacción, por separado, ya que después las juntaras para la creación de tu historia.

Y con esto termino, si os ha servido me alegro y cualquier duda nos tenéis en el consultorio de la abuela para hacer hincapié en la información que preciséis, mucha suerte.

Estudiante, escritor con imaginación desbordante. Novelas publicadas - 1 / Caged: El Orfanato / Editorial: Seleer. Desde pequeño me gustaba crear historias cortas imaginándome fantasias para divertirme, cuando me metí en el mundo del anime convirtiéndome en un Otaku comence a dibujar y a escribir breves historias para trabajos de clase o personales, como mi dibujo no mejoró me decante por la linea de las letras y pase de dibujar mangas a crear historias con el word. Las planifico demasiado detalladas pudiendo estar pensando en una durante años antes de comenzarla, dejo que los lectores se imaginen a los personajes con breves detalles de ellos, ya que la imaginación de cada uno es diferente y no me agrada modificarlas diciendo que algo es de una forma y color concretos. Cada uno busca su via de escape en algo y yo lo hago con la escritura soñando con que futuramente mis historias lleguen a los corazones de la gente, miro hacia el futuro en un horizonte lejano que parece no tener final y con imaginación, folios y bolígrafo en mano me aventuro en él.