El invento de los grupos de Whatsapp puede ser algo muy útil y cómodo, pero también algo molesto. Hay diferentes tipos de grupos: están los que aparecen al final de tu lista de chats donde no se habla desde hace un buen tiempo y luego están los formados por un montón de personas que no paran de hablar y lo cual puede llegar a ser irritante.

Pues bien, si eres de los reacios a los grupos de Whatsapp estás de suerte, porque la Agencia de Protección de Datos ha declarado que añadir a personas a grupos de esta aplicación sin su consentimiento es una infracción grave.

¿Dónde empezó todo? 

Esta resolución viene de una denuncia de un vecino de Boecillo (Valladolid), cuando fue añadido a un grupo de Whatsapp del cual no era conocedor previamente. Se trataba de un chat de 255 personas (el límite es de 256) creado por un concejal de ese pueblo. Las intenciones no parecían malas y el objetivo de formar ese grupo era informar a los ciudadanos de Boecillo de todas las actividades que realizaba el ayuntamiento. Según la resolución, publicada por la Agencia de Protección de Datos, el denunciante entregó varias capturas de pantalla donde muchas personas se preguntaban la finalidad de la creación de ese grupo.

¿Por qué es una infracción? 

La agencia consideró que la acción del concejal no estaba dentro del marco de la ley, por el hecho de que se vulnera un derecho tan básico como es el de la intimidad. En dicho grupo de Whatsapp se exponían todos los números de teléfono y por lo tanto te expone a ti como persona, sin tu propio consentimiento. De los 255 integrantes del grupo, solo 37 de ellos estaban conformes con el grupo, por lo que los 218 restantes fueron expuestos sin autorización alguna y, por lo tanto, el ayuntamiento de Boecillo, incurrió en una infracción grave de la Ley Órganica de Protección de Datos. Aun así, y debido a que el grupo se cerró lo más rápido posible, se decidió no aplicarle ningún tipo de sanción económica. Además, dicho ayuntamiento no tardó en pedir disculpas por las posibles molestias causadas.