Mi diario de caminatas

Desde los puentes colgantes, las hermosas e impresionantes paredes verticales hasta el embalse, estamos ante una excursión de sencillo recorrido pero con unas vistas de gran belleza.

Hoces

¿Alguna vez habéis escalado? yo tampoco, pero nunca es tarde para empezar una actividad tan interesante y con tanta adrenalina como esta. Pero hoy no vamos a hablar de las idóneas paredes casi diseñadas para los escaladores de este lugar. En cambio, os voy a contar una historieta de unos cuantos aventureros que exploraron la ruta que lleva desde Chulilla hasta el embalse de Loriguilla. Todo comienza en el parking donde dejan los coches para ponerse en marcha en esta experiencia sobre el Turia adentrándonos en la CV-394.

Calentando piernas en esta interesante senda vamos bajando unos escalones hasta unos metros por encima del río y llegamos al primer puente colgante que cruzamos con sumo respeto debido al movimiento y los “posibles” resbalones por la incesante lluvia que nos acompaña. Más adelante encontramos el segundo puente y así, mientras avanzamos, vamos observando las impresionantes vistas de las Hoces, es decir unas paredes verticales que parecen obra de un gran pintor quien tiempo atrás plasmó una bella historia con diversos colores. Después de unos kilómetros sendeando llegamos al pantano donde podemos observar la grandeza de esta obra y de paso hacemos la foto de grupo entre risas y comentarios sobre donde saciar nuestra hambre. La vuelta es más tranquila, ya vamos mojados y tenemos que cobijarnos en un recoveco de la roca donde recuperamos energías con unos bocatas y algún aperitivo. Ahora ya solo queda volver por el mismo lugar que vinimos pero esta vez en subida. Así que lo tomamos con filosofía y entre conversación y conversación llegamos al pueblo donde acudimos al bar para secarnos y entrar en calor con un café mientras compartimos este cálido espacio con otros como nosotros.

En resumen, estos puentes colgantes me tocan el corazón y me hacen sentir la humildad de lo pequeñitos que parecemos al lado de tan impresionantes paredes rocosas… Los Calderones, Hoces del Túria.. recomendado totalmente!