Libro 2

- ¿De qué te ríes, Markus? - De que nuestro Señor tiene un sentido del humor muy especial - dije mientras sacaba la efigie de Santa Irene para besarla. Al verla, la cara de Noa se inundó de pánico. - ¡Aparta eso...
No sé cuánto tiempo estuve caminando, pero me costó una eternidad alcanzar el otro lado. Cuando llegué, vi una habitación como la anterior, pero esta estaba hecha de la misma piedra que la torre. Y no estaba vacía. En el...
Extendí mis sentidos y me concentré en ella para examinarle el aura y confirmar que era una hija de la noche como yo, y de paso para averiguar cuál era su estado emocional, cuando me quedé embobado mirándola. Era una...
Después de unos diez minutos de caminar llegamos a su casa. Debían de ser muy ricos porque su casa disponía de varios pisos de altura. Entramos dentro y se dirigieron hacia una puerta. Le dieron a un botón que se...
Me desperté justo al caer la noche, como siempre hacía. Noa continuaba dormida, lo que me permitió echar un vistazo con más profundidad por el carromato. Era una estancia pobre. No había ningún lujo por toda la estancia, aun así, tenía...
Decidimos acercarnos al lugar para poder investigar con más detenimiento. Al llegar a las cercanías de la torre descubrí la razón del porque era negra. No lo era debido a que las piedras que la formaran fueran de ese color, sino...
Me sacó de mi ensimismamiento una súbita explosión de luz y color. Había sonidos estridentes por todas partes. Familias enteras pululaban de un lugar a otro. Esto no se parecía en nada a las ferias que yo conocía, llenas...
Empecé a contarle como las estrellas eran los ojos de los ángeles y su tintineo era su manera de parpadear. También le expliqué como la Tierra era el centro del universo, y las diversas teorías sobre el firmamento, como la...
Subí a abrir mientras me ponía los guanteletes de hierro que me había regalado Laura, que me encajaban perfectamente. Estaba cansado y agotado por el esfuerzo que había supuesto realizar el ritual. Pero no era un cansancio espiritual, si...
Era un ruido que sonaba como si algo, o alguien arrastrara los pies. Venía de una de las puertas laterales. Nos preparamos y nos pusimos en posición defensiva. De repente se abrió una puerta y entró un hombre a trompicones....

Nuestros colaboradores

2 Publicaciones0 COMENTARIOS
58 Publicaciones1 COMENTARIOS
0 Publicaciones0 COMENTARIOS
33 Publicaciones0 COMENTARIOS
34 Publicaciones0 COMENTARIOS
3 Publicaciones0 COMENTARIOS
2 Publicaciones0 COMENTARIOS
2 Publicaciones0 COMENTARIOS
21 Publicaciones0 COMENTARIOS